HAPKIDO "El camino de la unión energética"

HAP: Unión, Armonía, Equilibrio, Coordinación.

KI: Energía, Fuerza.

Do: Camino, Vía, Sistema, Método.

 

   Nace en Corea, "La Tierra de la Calma Matinal", específicamente en el sur, fundado por Choi Yong Sul. Es un Arte marcial Sur coreano moderno, híbrido, físico y energético, derivado de las artes marciales tradicionales de Corea y del Daito-Ryu japonés. Se basa en principios de defensa personal militar donde la fuerza bruta no es un requisito primordial y lo importante es el movimiento del propio cuerpo (cadenas cinéticas), la respiración y la velocidad de reacción al efectuar las diferentes técnicas.

 

   Es un sistema interno de entrenamiento físico-mental, vigoroso y exigente que busca el desarrollo energético del individuo y su formación como persona, cuyas bases son: Cortesía, Concentración, Paciencia, Respeto, Integridad y Rectitud.

 

   Sus objetivos básicos son:

 

1.    Formación de la persona en todas sus facetas.

2.   Desarrollar los recursos que todos tenemos (nuestro cuerpo) para aprender a           defendernos.

3.   Ahondar en lo más profundo del propio ser.

4.   Crear un equilibrio entre dos fuerzas opuestas usándolas en una situación de         defensa.

 

 Este completo arte marcial ofrece al hapkido-in la posibilidad de defenderse o atacar desde cualquier ángulo o postura (de pie, sentado, en cuclillas, acostado, etc.). Incluye poco más de 3,800 técnicas (golpes, patadas, puntos de presión, luxaciones, cabezazos, proyecciones, barridos, etc.), de las que se cuenta que alrededor de 100 son las que originalmente transmitió el maestro Choi Yong Sul, el resto son variantes basadas en lo mejor de varios estilos que trabajan desde el combate a larga y media distancia basado en puños y patadas (tae kwon do, karate, etc.), hasta los basados en la lucha cuerpo a cuerpo a corta distancia (sirum, judo, lucha libre, etc.) y contra varios atacantes (aikido, samurái, jutsu,etc.), además de los que incluyen el manejo de las armas (ninjutsu, kumdo, kung fu, etc.)

 

 Este bello y letal arte marcial puede ser practicado por personas de cualquier edad y/o condición, incluidas por supuesto las personas con discapacidad.

 

  Es un Arte Marcial, no un deporte. No enseña a marcar puntos, enseña a sobrevivir, por eso no existe el combate libre, ya que se utilizan gran variedad de técnicas, muchas de ellas con alto riesgo de lesión en caso de ser utilizadas al máximo.

 

  El Hap Ki Do es, como todas las artes marciales, la "Formula" necesaria para resolver situaciones conflictivas sin tener que alzar la mano ni una sola vez.

 

"Un arte de luchar sin luchar"

 

   En la correcta aplicación de un Arte Marcial no existen campeones, ya que se alimenta el ego de la competencia. La lucha del hapkido-in siempre es por la vida y su función de servir. Esto hace la diferencia entre seguir el camino del Hap Ki Do y practicar alguna disciplina deportiva.

 

 Cuando el ego es alimentado con vacías comparaciones y ostentosos reconocimientos, puedes estar seguro de no estar siguiendo el camino de un arte marcial y sólo estar practicando técnicas marciales en una forma vacía y de carácter deportivo. Esto no es seguir el Camino del Guerrero.

 

   Pelear con cualquier persona que discrepe en lo más mínimo con nosotros es lo más fácil que se puede hacer, pero intentar resolver conflictos sin tener que llegar a una situación violenta, sólo está al alcance de aquellas personas que acuden al hapki-dochang con la intención de cultivar MenteCuerpo y Alma.

 

Mtro. J. Luis García C.

Director BANZAI