"El Arte de Luchar sin Luchar"

 

   En la correcta aplicación de un Arte Marcial no existen campeones, ya que se alimenta el ego de la competencia. La lucha de un verdadero Artista Marcial siempre es por la vida y su función de servir. Esto hace la diferencia entre seguir el camino (el "DO") y practicar alguna disciplina deportiva o sistema de combate.

 

 Cuando el ego es alimentado con vacías comparaciones y ostentosos reconocimientos, puedes estar seguro de no estar siguiendo el camino de un Arte Marcial y sólo estar practicando técnicas marciales en una forma vacía y de carácter deportivo. Esto no es seguir el Camino del Guerrero.

 

   Pelear con cualquier persona que discrepe en lo más mínimo con nosotros es lo más fácil que se puede hacer, pero intentar resolver conflictos sin tener que llegar a una situación violenta, sólo está al alcance de aquellas personas que acuden a sus prácticas al Gimnasio (hapki-dochang, dojo, etc.) con la intención de cultivar MenteCuerpo y Espíritu.

 

Mtro. J. Luis García C.

Director BANZAI